Luces, alegría y reflexión en Posadas navideñas de la SEFIN

    “El nacimiento del Niño Jesús en un pesebre, es una enseñanza de humildad y amor desinteresado”

    Entre cánticos, luces, reflexiones, alegría, hermandad y alabanzas, la familia de la Secretaría de Finanzas (SEFIN) continuó su exaltación del espíritu navideño con la celebración de la Segunda Posada, en remembranza del nacimiento del Niño Dios.

    Ataviados con vestimentas color verde y velas encendidas, a fin de representar la esperanza e iluminación que el alumbramiento de María trajo a todos los habitantes de la tierra, los funcionarios y empleados del Despacho Ministerial, Subsecretarías, Unidad de Planeamiento y Evaluación de la Gestión (UPEG) y Comunicación Institucional, recibieron al personal del quinto piso, que les antecedió en la celebración.

    Después del tradicional villancico para solicitar posada, correspondió al viceministro de Finanzas y Presupuesto, Carlos Borjas, dar el mensaje de bienvenida, mientras la oración final estuvo a cargo de la subsecretaria de Crédito e Inversión Pública, Evelyn Bautista.

    En esta ocasión, la Posada se denominó “En el establo: El Pesebre”, conocido además como el belén, nacimiento, pasitos o portal, que en los países hispano parlantes, es una representación plástica o artística del nacimiento de Jesucristo, expuesta durante la Navidad en hogares, iglesias, escuelas, organismos oficiales y comercios.

    Según el Evangelio de Lucas, en esta posada se recuerda cuando José y María colocan al niño Jesús en el pesebre improvisado. Por ello, la meditación estuvo referida “al gran amor del hijo de Dios que ha querido habitar con nosotros”.

    En la Posada se pidió “a Dios que el pesebre colocado en nuestro hogar avive en nosotros la fe cristiana y nos ayude a celebrar más intensamente estas fiestas de Navidad”.

    La tradición, afirma que el nacimiento del Niño Jesús en un pesebre, es una enseñanza de humildad y amor desinteresado, pues al ser hijo de Dios, engendrado en el vientre de María por obra del Espíritu Santo, pudo nacer entre oropeles, derroche de esplendores o magníficos palacios.

    Por otra parte, el espíritu navideño también acompañó la Tercera Posada que realizó el primer piso de la SEFIN, con participación de las Direcciones de Franquicias, Legal y Descentralizadas. Una tercera posada llamada “En la noche oscura: Una Luz”, en la cual se habla de que la Navidad es un tiempo de luz. Una época en la que Dios quiere iluminarnos de una manera especial.