Niños del PPICPU ofrecen majestuoso concierto navideño

    Un público entusiasta premia con aplausos su habilidad y capacidad  para mostrar un mundo lleno de música, color, movimiento y energía

    Deslumbrante, artístico, exquisito o primoroso son algunos adjetivos para describir el magnífico concierto navideño ofrecido por los niños beneficiarios del Programa Piloto Integral de Combate a la Pobreza Urbana (PPICPU).

    El Museo de la  Identidad Nacional (MIN) fue el escenario de esta noche mágica, donde un público entusiasta premió con sus aplausos la habilidad y capacidad  de ellos para mostrarles “un mundo lleno de música, color, movimiento y energía”.

    El espectáculo, denominado “Haz que tu cuento valga la pena, haz de tu cuento la ilusión”, fue patrocinado por la Secretaría de Finanzas (SEFIN) entidad que financia el PPICPU.

    “Esta noche deseo trasladar a ustedes un sueño que inició en la mente de niños, niñas y jóvenes, un sueño que se convirtió en realidad; se trata del deseo de superar obstáculos y llegar a metas; se trata de alcanzar una vida mejor, es el inicio de una aventura que dio luz a sus vidas, a través del mágico mundo del arte y la cultura”, dijo el ministro William Chong Wong en un video promocional del evento artístico.

    Al referirse a los beneficiarios del Programa Piloto 7/14, resaltó que “estas ágiles e inocentes vidas han aprendido a forjar ilusiones en un mundo lleno de música, color, movimiento y energía”.

    “Cultivan los modos de expresión, crean sonidos, imágenes, movimientos, herramientas y utensilios que estimulan sus facultades de pensamiento: la lógica, la memoria, la sensibilidad, el intelecto”, señaló el funcionario, quien agradeció “a los maestros de estos menores por su compromiso, voluntad y vocación de enseñanza”.

    “Es un mundo encantado donde toman el gusto por el arte a través de un instrumento musical, una paleta multicolor, un lápiz o un pincel; la emoción y el atractivo del teatro de calle; la representación o el relato en la escena al emplear la expresión oral y corporal, sin olvidar la danza, un arte visual que se desarrolla en el espacio, en el tiempo, con calidad y belleza”, describió.

    El PPICPU,  cuyo objetivo es desarrollar nuevos modelos de combate a la pobreza con un enfoque integral, es resultado de un convenio de préstamo suscrito en noviembre del 2000 por el Gobierno de la República a través de la Secretaría de Finanzas con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

    Los niños oferentes de la estupenda gala y sus maestros son el testimonio fiel de los óptimos resultados de ese paradigma fundamentado en la consulta ciudadana y atención a grupos vulnerables.

    Cuando se agotaron los recursos del BID, el ministro de Finanzas, William Chong Wong,  decidió destinar una partida presupuestaria para mantener el proyecto que privilegia el uso de los espacios colectivos urbanos y la promoción de acciones innovadoras para mejorar el capital social y las oportunidades de desarrollo humano.

    “Fue sostenido por el BID y después se terminó el programa y yo estaba en ese entonces como ministro y me dije: ¿Qué vamos hacer? Yo no puedo lanzar a todos estos niños -que había cerca de dos mil niños- a la calle y cerrar un programa, entonces, afronte el reto de decir que la Secretaría de Finanzas, a pesar de que no es nuestra labor, haría este programa y tomamos la decisión de incluirlo en nuestro presupuesto”, refirió.

    “Era una niña cuando entré al proyecto, no nos damos cuenta de lo que hay en el mundo, simplemente pensamos en el juego, la risa y todo eso, por ejemplo, yo era una niña muy triste, muy aparte, de la familia, los amigos, pero ya cuando entré al proyecto, cambio. Ahora que ya soy maestra, saco el niño que tengo adentro, aunque ya soy una mujer, pero el estar con mis alumnos,  cambian las cosas, ellos hacen que uno se divierta”, relató, por su parte Nejama Moreno, beneficiaria del programa.