Presidente Hernández llama a la unidad al pueblo hondureño

    El mandatario dijo que “la  unidad de la nación es fundamental  para enfrentar los problemas económicos, sociales, que son características de nuestra época”.

    El gobernante expresó que aspira ver a Honduras como una nación próspera, de oportunidades, en paz,  en tranquilidad,  justa, respetada y admirada.

    Tegucigalpa, 15 de septiembre. El presidente Juan Orlando Hernández realizó hoy un llamado a la unidad del pueblo hondureño, en los actos de inauguración de las fiestas del 194 Aniversario de la Independencia de Centroamérica.

    Frente a la estatua del general Francisco Morazán, ubicada en el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), y ante los embajadores de Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, el mandatario dijo que “la  unidad de la nación es fundamental  para enfrentar los problemas económicos, sociales, que son características de nuestra época”.

    El mandatario hondureño, acompañado de la primera dama, Ana García de Hernández, y los embajadores presenciaron la izada de las banderas de sus respectivos países en el BCIE realizada por un grupo de cadetes.

    Hernández agregó que “solamente a través del esfuerzo en conjunto  de todos y cada uno  de nuestros compatriotas, de la sociedad hondureña, podremos avanzar  y ocupar las primeras posiciones entre las naciones del continente”.

    “Yo aspiro a ver a mi patria como una nación próspera, de oportunidades, en paz,  en tranquilidad, una nación justa, respetada y admirada”, continuó diciendo.

    El dignatario apuntó que “la paz y la tranquilidad  a la que aspiramos debemos preservarla y aprender de la historia, para nunca volver a cometer los errores que tanto daño nos han hecho”.

    Insistió en que “la unidad de la familia hondureña  debemos mantenerla; podemos pensar diferente, pero somos hijos  de la misma  patria que se llama Honduras y somos hijos  de Dios nuestro creador”.

    “Ya lo dijo uno  de  nuestros insignes poetas: ‘en este continente debemos ser hermanos, bajo el techo de las estrellas de nuestro padre, la madre de nosotros es una misma madre’¨, Juan Ramón Molina”, resaltó.

    El presidente Hernández expresó: “Jóvenes de Honduras,  sangre de mi patria, ustedes son el presente y el futuro de la nación, no se desvíen por el camino malo, no se dejen contagiar por el pesimismo y la desesperanza”.

    Les recordó que  son los orgullosos descendientes de Lempira, de Francisco Morazán, de José Cecilio del Valle, del valor  y la sabiduría, por lo que aseguró que “no existe obstáculo  que no podamos vencer, si nos unimos  a trabajar juntos; si estamos de cerca hombro a hombro, nuestra patria avanzará para mejorar”.

    “Hoy es  propicio el momento para recordarles que ustedes son los herederos  de  nuestros sueños  y nuestras aspiraciones. Ustedes harán realidad  lo que nosotros  no alcancemos a realizar hoy, pero seguro que estamos dejando las bases  para que ustedes lo alcancen”, indicó.

    El presidente Hernández les  insistió a los jóvenes hondureños que “ustedes son la fuerza  de la nueva  Honduras que estamos construyendo, la Honduras en la que todos cabemos y en la que todos contamos, la Honduras próspera, en paz, en tranquilidad, la Honduras de oportunidades, la Honduras que soñamos, la Honduras en la  que todos podamos vivir mejor”.

     Una fiesta

    El titular del Ejecutivo dijo que la patria hoy está de fiesta, porque los hondureños y los hermanos centroamericanos celebran con orgullo los 194 años de haber expresado la voluntad de ser libres de la dominación de otro Estado.

    “Este sentimiento lo mantenemos vivo hoy y proclamamos nuestro derecho a la autodeterminación, porque, como hombres y mujeres libres que somos, tomamos nuestras propias decisiones sobre nuestro futuro, nuestro destino como nación sin interferencia extranjera”, acotó.

    Resaltó que los hombres y mujeres nacen libres y este derecho humano fundamental se defiende sin importar el costo.

    “Levantemos orgullosos nuestra bandera azul y blanco con las cinco estrellas. Somos herederos de Lempira, de Morazán y Cabañas, que esa bandera ondee en lo alto de cada casa, en cada barrio, en cada caserío, aldea. Que el mundo conozca nuestro profundo amor por nuestra bella tierra que se llama Honduras”, solicitó.

    Expresó que “la patria se defiende donde sea que nos encontremos. La patria se exalta, la patria se honra y un buen hondureño nunca, nunca mancilla, siempre habla bien de su país y de sus símbolos patrios”.

    Aseguró que en su Gobierno se trabaja por mantener viva  la llama del fervor cívico y el respeto a valores patrios, a las tradiciones, y que los jóvenes de hoy se sientan orgullosos de lo que lograron nuestros ancestros.

    Hernández dijo que “el respeto a nuestros valores es lo que nos da fuerza moral  como nación. La defensa de  nuestra institucionalidad es una expresión de la importancia que le damos a nuestra democracia y hacemos honor al esfuerzo y la visión de nuestros próceres”.

    Honores a Centroamérica

    Los actos de celebración de los 194 años de Independencia de Centroamérica comenzaron con el izamiento de las banderas de los cinco países de la región que proclamaron su liberación de la Corona española el 15 de septiembre de 1821.}

    Además, el alcalde de Tegucigalpa, Nasry Asfura, leyó el Acta de Independencia y aprovechó para pedirle al pueblo hondureño “trabajar unidos para sacar adelante a nuestra querida Honduras”.

    Además de la primera dama, acompañaron al presidente Hernández los ministros de su Gabinete de Gobierno, así como Eugenio Trejo Benavides, embajador de Costa Rica; Claudia Cevallos, embajadora de Guatemala; Juan José Figueroa, embajador de El Salvador, y Ballardo Barahona, ministro consejero de la embajada de Nicaragua.

    Posteriormente, el mandatario y la primera dama se trasladaron al Estadio Nacional para presenciar el desfile conmemorativo de la Independencia patria.